Máscaras Griegas – Máscaras de Teatro de la Antigua Grecia

Historia del festival de teatro

Aunque hablamos de teatro griego, casi todas las obras griegas que se escribieron fueron estrenadas en Atenas y fue en Atenas donde el teatro griego, tal y como lo conocemos, se inventó, desarrolló y alcanzó su máximo esplendor.

En Atenas se celebraban tres festivales anuales de Dionisio en los que se representaban las obras, el más importante de los cuales era el de la ciudad de Dionisia en marzo. El festival duraba cinco o seis días. Se presentaban tres series de tres tragedias, cada una seguida de la llamada obra satírica, y cinco comedias. Las producciones se pagaban en parte por el estado y en parte por individuos ricos, como contribución al bienestar de la ciudad. Muchos aspectos de la cultura griega eran muy competitivos y los festivales tomaban la forma de prestigiosos concursos en los que participaban los dramaturgos y productores-ciudadanos ganadores.

La participación en el teatro fue un evento comunitario y cívico. El público era numeroso – quizás 15.000 espectadores al día – y estaba formado por figuras prominentes como los sacerdotes de Dionisio y los miembros del gobierno ateniense que se encontraban en primera fila, ciudadanos atenienses comunes, residentes y otros extranjeros, quizás mujeres e incluso niños y algunos esclavos.

La ciudad de Dionisia comenzó con una magnífica procesión que llevaba una imagen de Dionisio en el teatro. Fue seguido de sacrificios y fiestas. En un momento dado, antes del comienzo de los cuatro días de actuación, se leyeron los nombres de los ciudadanos que servían a la ciudad. Luego el dinero pagado a Atenas como tributo por las ciudades súbditas del imperio ateniense, a las que se les exigía enviar un representante, se amontonaba en el teatro.

Finalmente, los hijos huérfanos de los guerreros muertos en combate que ya habían alcanzado la edad adulta desfilaron por el teatro, vestidos con sus armaduras completas. Su educación había sido pagada por la ciudad y ahora eran reconocidos oficialmente como ciudadanos.

Las obras que siguieron a estas demostraciones de identidad cívica y poder ateniense trataban sobre el comportamiento y las aspiraciones de los hombres, el bien y el mal, la política, la naturaleza y el poder de los dioses. A través de su mundo transformado de personajes e historias míticas y fantásticas, trajes elaborados, música, danza y máscaras, el teatro obligó a la ciudad de Atenas a cuestionarse a sí misma y a examinar la naturaleza de la vida humana.

La antigua civilización griega fue responsable de muchos de los avances que impulsaron el desarrollo, pero la promoción de muchas formas de arte es quizás el logro más reconocido y memorable.

El arte del drama y la popularización de la representación en vivo de historias contadas en un estilo de tragedia, comedia y sátira representan la base no sólo del teatro moderno, sino también de muchas otras formas de arte que han dado forma a nuestra civilización moderna.

Las máscaras en el teatro griego desempeñaron un papel increíblemente importante en el desarrollo de la forma de arte teatral y hoy en día se consideran una de las convenciones más emblemáticas del arte griego clásico.

Los primeros ejemplos de máscaras utilizadas en Grecia provienen de antiguas ceremonias religiosas en honor a dioses griegos, en particular a la deidad Dionisio.

Las máscaras que se usaban durante estas primeras ceremonias adquirían el significado de «personas», y las personas que las llevaban se consideraban transformadas en seres o personas que trataban de imitar.

Otros documentos indican que las primeras máscaras se utilizaron desde la época de Esquilo.

Las máscaras se consideraban herramientas poderosas que transformaban completamente a los actores en su papel, los espectadores no los distinguían del personaje teatral que interpretaban (ya fuera el de un hombre, dioses femeninos u otros seres míticos).

Tipos de máscaras griegas

Tipos de máscaras griegas

Máscaras de teatro

Las máscaras de teatro griegas fueron hechas de lino endurecido y pintado, así que ninguna ha sobrevivido hasta hoy. Sólo sabemos cómo se veían porque el teatro era tan popular en la época griega y romana que los modelos de actores y máscaras se hacían en otros materiales como terracota, piedra y bronce y se representaban en gemas y en pinturas y mosaicos. Con sus exagerados y grotescos rasgos, este modelo de terracota muestra la máscara usada por el personaje del anciano en muchas comedias del 300 a.C. y posteriores.

Tiene una amplia sonrisa, la frente arrugada y la cabeza calva y lleva una corona con hojas de hiedra y racimos de bayas. Las máscaras que se usaban en las tragedias eran diferentes, con rasgos idealizados en expresiones tranquilas, serias o a veces dolorosas.

Las máscaras y el dios Dionisio

Estas tenían ciertos usos prácticos: sus rasgos distintivos hacían que los personajes fueran reconocibles a distancia; facilitaban que los tres actores utilizados en las obras de teatro interpretaran más de un papel cada uno; permitían que los elencos, compuestos exclusivamente por hombres, interpretaran tanto a hombres como a mujeres y algunos expertos afirman que las máscaras ayudaban a amplificar la voz para que se pudiera escuchar en la parte posterior de los grandes teatros al aire libre. Sin embargo, el papel más significativo de la máscara era el de la transformación: un hombre ordinario podía ir más allá de su identidad real y convertirse en un héroe mitológico o un sátiro lujurioso, un viejo tonto o una joven hermosa, un dios o un esclavo.

Con este disfraz podía decir y hacer cosas que no se podían decir y hacer en la vida cotidiana, y podía presentar al público eventos, acciones e ideas que eran horribles o ridículas, inspiradoras o fantásticas.

En todo el mundo griego, las representaciones de obras de teatro estaban normalmente conectadas con la adoración del dios Dionisio. Es la idea de transformación la que se encuentra en la raíz de esta asociación. Aunque a Dionisio se le suele considerar simplemente el dios del vino, es el poder de transformación del vino lo que más le caracteriza. Dionisio era fundamentalmente el dios de la mutación: la uva se convierte en vino, la sobriedad en bebida, el hombre en animal, el orden en caos.

¿Cómo se llaman las máscaras de teatro griego?

Mientras que la famosa máscara feliz de la Comedia y la máscara triste de la Tragedia (las musas de esas dos artes teatrales eran las diosas Talía y Melfómeno) son más conocidas hoy en día como las máscaras teatrales más populares de la Antigua Grecia. Muchas máscaras personalizadas fueron creadas para obras y personajes específicos.

Usos de las Máscaras en el Teatro Griego

En el caso de varios actores cantantes que llevaban máscaras idénticas, los espectadores consideraron a todos estos actores como un personaje único. En la escenario griego, todos los actores eran hombres, que tenían que adaptar fuertemente su apariencia con posturas, trajes y máscaras cuando interpretaban los papeles de mujeres y niños.

El traje tradicional de los actores de teatro griegos consistía en chiton (torniquetes o vestido), chlamys (capa corta), chlaina (chándal), kothurnus (botas cortas con cuerdas), himation (chándal), peplos (capa) y prosopon (máscara, traducida del griego como «cara»).

Los actores que desempeñaron papeles importantes en las obras de la Tragedia llevaban botas llamadas cothurni, que las elevaban por encima de los demás actores.

También fueron muy útiles como disfraces, permitiendo a un solo actor alterar varias máscaras a lo largo de la obra, presentando varios personajes distintos a los espectadores.

Características

Al principio la mayoría de estas máscaras tenían la forma de casco con pequeñas aberturas para los ojos, una boca más pequeña (para que no se pudiera ver la boca del actor) y orejas. Esto permitía al actor trabajar libremente y orientarse durante las rutinas de movimiento, incluso las más complicadas. Los materiales de construcción eran más ligeros, generalmente hechos de materiales orgánicos, como el lino, la piel de animales y decorados con pieles y otros objetos.

Algunos historiadores han presentado la teoría de que algunas máscaras esconden una estructura similar a un megáfono detrás de las máscaras, lo que permite a los artistas aumentar la intensidad de sus voces y llegar a los oídos de los espectadores en anfiteatros abiertos. Sin embargo, esta teoría nunca ha sido probada.

Teorías

Otras teorías mencionan que las máscaras de actuación tenían una estructura interna que funcionaría como un resonador, permitiendo el rebote de las ondas sonoras hasta que salían de la máscara en forma amplificada, entregando potencialmente más energía en la actuación.

Cuando los ingenieros y arquitectos atenienses comenzaron a crear grandes teatros al aire libre, las máscaras que usaban los actores tenían un diseño ligeramente alterado. Las máscaras se volvieron más profundas, intensas y exageradas en los rasgos y expresiones faciales. Esto permitió a los espectadores más distantes ver fácilmente el aspecto completo de los personajes; distinguir a varios actores en el escenario, y no detectar los cambios cuando un actor cambiaba una máscara por otra.