Máscaras de Teatro

Desde el comienzo del teatro, muchas culturas alrededor del mundo han elegido actuar como otras personas, lo que ha hecho que las actuaciones sean mucho más impresionantes y efectivas.

Las tradiciones teatrales, tanto en Occidente como en Asia, han adoptado las máscaras como uno de los instrumentos más importantes que pueden utilizarse en el escenario, creando a menudo obras que han sido interpretadas íntegramente por actores enmascarados.

El ejemplo más notable de este enfoque nació en la antigua Grecia, más precisamente en la ciudad de Atenas, donde la cultura, la poesía y el arte se consideraban una base importante de la vida cotidiana.

¿Qué significan las máscaras del Teatro?

La dramaturgia escénica recibió un cuidado especial, permitiendo una rápida difusión de tres tipos principales de obras de teatro: la tragedia, la comedia y el juego satírico (sátira cómica).

Máscaras teatrales

🎭 Historia de las Máscaras de Teatro

Los primeros ejemplos de máscaras se utilizaron para diversas ceremonias religiosas, como rituales, celebraciones, festivales, ritos de paso, recreaciones de historias populares, actuaciones y muchas otras ceremonias de origen antiguo. Algunas de las máscaras más antiguas usadas para curas religiosas datan de hace 3.500 años en la antigua China. Las tradiciones de estos eventos se han traducido bien en la creación de un uso organizado de máscaras en China alrededor del siglo XIII. Los murales y pinturas de ese período describían el uso de varias máscaras durante las ceremonias realizadas por hechiceros, máscaras de exorcismo y representaciones teatrales que inicialmente estaban reservadas a la realeza y la nobleza.

El teatro moderno apareció en Europa en el siglo V a.C. en la antigua Grecia. Todas las máscaras teatrales de este período temprano de la historia se perdieron en el tiempo, ya que no fueron creadas para ser duraderas, y a menudo se ofrecieron al fuego como ofrenda a los dioses al final de la celebración.

Mucho más tarde, los actores atenienses usaron las famosas máscaras de la comedia alegre y las máscaras de la tragedia triste para celebrar a los dioses (especialmente en un festival llamado Dionisia, que honraba al dios griego Dionisio, dios de la fertilidad, la cosecha, la vinificación, el éxtasis religioso, el mito y el teatro) creados a partir de materiales más sostenibles. Exportaban sus artesanías a todas las colonias de Atenas, popularizando el teatro y el uso de máscaras en toda Europa Central, donde los nuevos usuarios utilizaban las máscaras para muchos otros fines. Por ejemplo, las máscaras eran muy populares en la civilización cercana a la antigua Roma, donde se usaban máscaras de todo tipo no sólo en el teatro sino también en ceremonias religiosas, como los funerales, donde actores profesionales que llevaban máscaras recreaban actos de violencia. la vida de los difuntos y sus antepasados.

En Asia, las tradiciones modernas del famoso teatro japonés Noh se formaron en el siglo XIV por el famoso autor y músico Kan’ami y su hijo Zeami. En esta forma de arte altamente codificada y regulada que se sigue practicando hoy en día, la pieza única consiste en cinco segmentos de drama musical entre los que se representan obras cómicas más cortas. Las máscaras utilizadas aquí para las funciones varían considerablemente, llegando a un número de más de 450 modelos diferentes. Los más populares son los de las mujeres, los niños, los fantasmas (buenos y malos) y los ancianos, abarcando todos los sexos, edades y emociones.

Máscaras de teatro

Máscaras teatrales

Muchos siglos después de la caída de la antigua Grecia y Roma, la tradición de llevar la máscara en el teatro y en las ceremonias públicas continuó en Europa continental. En el Renacimiento resurgió el uso de máscaras no sólo para la nobleza y la realeza durante los bailes y las reuniones nocturnas, sino también durante las actuaciones profesionales, los ballets de bloque (acontecimientos que con el tiempo se convirtieron en una forma de ballet moderno) e incluso las actuaciones cómicas de la Commedia dell’arte, que es el precursor del personaje del «payaso» moderno.

Las producciones teatrales regulares de la Edad Media, el Renacimiento y la era victoriana usaban máscaras hasta cierto punto, particularmente en las obras que ponían en escena títeres y otras formas de herramientas que elevaban la narrativa visual. A finales del siglo XIX y en el siglo XX, el movimiento artístico de vanguardia dio nueva vida a la cultura de las máscaras teatrales a través de varios movimientos artísticos distintos que se hicieron muy influyentes en Europa y América (arte tradicional de vanguardia, naturalismo, teatro oriental, danza moderna, mimo moderno y otros).

El auge del cine también hizo posible el uso de máscaras en una forma de arte totalmente diferente, donde sirvieron para representar muchos tipos de personajes de otro mundo, personas que querían convertirse en símbolos, cambios de personalidad y seres de horror.

Actualidad

Entre las películas más famosas que se centraron en personajes enmascarados, podemos mencionar Los vampiros, Donnie Darko, La máscara, El fantasma de la ópera, El hombre de la máscara de hierro, Cielo de vainilla, V de venganza, Ojos sin rostro, Grito, Viernes 13, Halloween y La guerra de las galaxias.